En esta ruta por Kioto vamos a conocer algunos de los lugares más impresionantes y con esencia nipona de Kioto. A diferencia de las otras dos rutas por Kioto, en ésta no se van a visitar templos y santuarios. Vamos a adentrarnos en uno de los bosques de bambú más impactantes que existen en el mundo, así como sumergirnos en el bullicio de un mercado local, y conocer el barrio con más historia y cultura de Kioto.

Ruta por Arashiyama y zona centro
Farolillos iluminando la noche de Kioto

Bosque de Bambú de Arashiyama

¡Es el lugar más fotografiado por instagramers e influencers en Kioto! Pero Arashiyama va más allá. Adentrarse en este frondoso bosque es toda una experiencia en la que disfrutar de la naturaleza y desconectar de la urbe. Al adentrarse en él, las largas cañas de bambú apenas dejan entrar el sol. Una atmósfera única se apodera del lugar. Además, el acceso al bosque de Arashiyama es completamente gratuito.

Aconsejo ir temprano -sobre las 8:00 h. de la mañana- para admirar estos enormes bambús con tranquilidad y sin turistas. En sus proximidades hay varios atractivos: el templo Goiji con un bello jardín de arces y musgo o el puente Togetsukyo (que significa “puente que cruza la luna”).

Ruta por Arashiyama y zona centro
Es sobrecogedor adentrarse en el bosque de bambú de Arashiyama

Castillo Nijo-jo

Al disponer del JR Pass, aproveché para tomar la línea de tren JR Sagano y parar en el castillo Nijo-jo. Al más puro estilo samurái, el castillo está rodeado por una alta muralla y un amplio foso. Esta ostentosa edificación pretendía demostrar el prestigio de los shogunes Tokugawa en Kioto durante más de 200 años (desde el año 1603 al 1868). La puerta Kara-mon da la bienvenida al viajero.

Ruta por Arashiyama y zona centro
Los detalles de la puerta principal del castillo Nijo-jo son dignos de admirar

En el interior del castillo predominan los palacios Honmaru y Ninomaru. Este último consta de 6 edificios unidos entre sí y están dispuestos en una línea diagonal. Tiene 33 habitaciones y más de 800 estoras tatami, y sus paredes están decoradas con pinturas de la escuela Kano. Además, todo el recinto del castillo tiene grandes arboledas y bellos jardines como el jardín Ninomaru y el Seiryu-en. A diferencias de los palacios y castillos que se suelen visitar en Europa, en Japón apenas hay mobiliario y ostentación.

Ruta por Arashiyama y zona centro
Vistas de los diferentes pabellones del castillo de Nijo-jo

Mercado de Nishiki

Una vez terminada la visita al castillo, se puede hacer un agradable paseo de unos 20 minutos hasta llegar al concurrido mercado de Nishiki. Un espacio repleto de todas las delicias gastronómicas de Japón; como el tsukemono (encurtido de verduras), los dulces típicos japonés y condimentos alimentarios –aquí se puede comprar la popular sal de wasabi-. Los mejores olores y sabores del país están en Nishiki.

Ruta por Arashiyama y zona centro
Artesano ejerciendo el arte del afilado de cuchillos japoneses en el mercado de Nishiki

Además, en Nishiki hay tiendas de menaje y utensilios de cocina típicos japoneses, así como pequeños restaurantes y puestos de comida callejera. Hay que ir a mediodía y aprovechar para comer allí. Hay muchos puestos donde degustar un cojonudo sashimi de atún.

Río Kamo-gawa

Después de reponer fuerzas en el mercado de Nishiki, retomo la ruta saliendo por la puerta oeste y camino hasta llegar al río Kamo-gawa. Desde aquí se puede realizar un descansado y apacible paseo por la orilla del río desde el puente de Sanjo hasta el puente Shijoo. Este último puente está en las inmediaciones del barrio de Gion.

Grupo local actuando en el paseo junto al río Kamo-gawa

Gion y las geishas

Una de las cosas que el viajero espera de Kioto es contemplar de cerca a las geishas. La ciudad cuenta con 4 enclaves para verlas: Pontocho, Miyagawa-cho, Kamishichi-ken y Gion-kobu. Siendo Gion la zona más popular donde poder ver con más facilidad a las geishas y maikos (aprendices de geisha). La calle Hanamikoji es una de las arterias principales de Gion y en ella se les pueden ver entrando a las casas de té, posadas de lujo y restaurantes.

Las geishas son conocidas por sus habilidades en las tradicionales artes japonesas. Ataviadas en sus kimonos y con un profuso maquillaje, son consideradas la esencia de la belleza y refinamiento japonés.

Tesoros de Kioto
Hanamikoji es la artería principal de Gion

Gion y sus alrededores es el lugar idóneo para realizar algunas compras, ya que, está repleto de pastelerías con los dulces típicos japoneses, y tiendas de souvenires y artesanía. Aquí podemos encontrar las muñecas de madera típicas japonesas: las kokeshi.

Tesoros de Kioto
En Gion es habitual ver a japonesas vestidas con los trajes típicos del país

Cenar en Gyozas8

Para rematar esta fantástica ruta, descubrí el pequeño restaurante Gyozas8. Está en la calle Yamato Oji, en el barrio de Gion. Pese a que está un poco escondido, vale la pena buscarlo para probar las mejores gyozas de Kioto. ¡Están de vicio! Las preparan al estilo tradicional con cerdo, así como de gambas o calamar. Para quien no lo sepa, las gyozas son un tipo de empanadilla japonesa cocida. Y es preciso probarlas si se está de viaje por Japón.

Tesoros de Kioto
¡En Gyozas8 preparan una gyozas cojonudas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La empresa trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.